Nunca fue tan fácil utilizar un ordenador

En mi opinión el ordenador es el mayor invento de la historia de la humanidad, puesto que nos ayuda a realizar mayor cantidad de tareas que ningún otro, incluso reemplazándonos en muchas de ellas, nos proporciona infinidad de experiencias audiovisuales de diversas naturalezas y por ahora no tiene límites en su evolución.

Desde mi más tierna infancia y durante muchísimo tiempo he tenido una relación de amor-odio con el ordenador. Me fascinaba todo lo que podía ofrecerme, pero también me generaba desesperación y frustración cuando las cosas no funcionaban como esperaba. Hasta que un día no muy lejano, comencé a cultivar paciencia y atención de las que siempre he adolecido, esto hizo que me diera cuenta poco a poco de que, con respecto a la informática, me había quedado anclado en el pasado, ahora era mucho más sencilla y eficaz de lo que seguía pensado.

Para demostrarte que el título de este artículo es totalmente cierto, te invito a que me acompañes en un breve viaje a través del tiempo para que conozcas como han evolucionado los ordenadores desde su aparición hasta la actualidad, al final del mismo no tendrás más remedio que reconocer que cuanto más nos alejamos del momento presente más se complicaba su manejo y así podrás valorar lo sencillo que resulta ahora.

PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX: MASTODÓNTICAS COMPUTADORAS PARA LAS MATEMÁTICAS

En las primeras décadas del siglo XX se construyen computadoras que ocupan habitaciones completas, sus mecanismos internos están compuestos por dispositivos eléctricos y engranajes mecánicos. Hacen cálculos sencillos y pueden contabilizar y almacenar datos más rápido que el ser humano con papel y lápiz, pero se maniobraban siguiendo complejas y aburridas secuencias de pulsaciones de durísimos botones.

Después de aquello, surgen los ordenadores electrónicos, tatarabuelos de los de hoy día, todavía son misteriosos armatostes para la inmensa mayoría. Resuelven complejos problemas matemáticos con mucha más velocidad que el ser humano, pero requieren la operación manual de cientos de interruptores, sus programas tienen que instalarse a lo largo de semanas de trabajo y además es imprescindible que sus operarias dominen las matemáticas avanzadas y otras materias científicas.

DECADAS DE LOS 60 Y 70: ORDENADORES PERSONALES AL ALCANCE DE MUY POCOS

En los 60 se reduce el tamaño de las computadoras por el desarrollo de los chips, que por si no lo sabes son las típicas cucarachas electrónicas (ver foto). Esto tiene varias consecuencias, son más baratas, gastan menos luz y realizan mayor cantidad de tareas. Se utilizan en el ejército para el espionaje, en la industria para cálculos de ingeniería y en laboratorios para analizar los resultados de investigaciones.

Las personas se comunican con la máquina por medio de un lenguaje de programación un poco más comprensible, pero para entenderlo es imprescindible conocer como funciona interiormente la computadora, y esto solo está al alcance de unos pocos especialistas. Por lo que estos cacharros continúan sin tener interés para el ciudadano de a pie, ya que no realizan ninguna tarea aplicable para la vida cotidiana.

En los 70 nacen los ordenadores personales, siendo este el origen de la gran importancia que tendrán en adelante y hasta nuestros días. Unas pocas personas tienen la posibilidad de adquirirlos para introducirlos en sus casas, son artilugios mágicos con los que te puedes comunicar desde un teclado y responden por medio de la pantalla o impresora. Se utilizan para divertirse con juegos muy básicos, guardar y ordenar información y realizar documentos de forma eficaz y limpia, pero poco más.

AÑOS 80 Y 90: LA REVOLUCIÓN INFORMÁTICA Y EL TRUCO DE APAGAR Y REINICIAR

En los 80 los ordenadores se alojan, también en su formato portátil, en casi todas las viviendas para acompañarnos por el resto de nuestras vidas y junto a ellos el ratón, disco duro, Cd-rom, altavoces multimedia y muchísimo otros periféricos. Igualmente tenemos la posibilidad de ampliar nuestras máquinas en cuanto se quedan obsoletas por precios muy asequibles. Pero por encima de todas estas novedades irrumpe otro gran invento que apoyado en la informática revoluciona la forma de comunicarnos y tener acceso a infinidad de información, evidentemente, estoy hablando de INTERNET.

En los 90 la comunicación entre el humano y la máquina deja de realizarse por medio de texto y comienza la revolución de los sistemas gráficos con ventanas e iconos. Ya no tenemos que soportar larguísimas esperas para cargar juegos o programas de gran envergadura. Pero la carrera por conseguir mayores ventas entre los consumidores trae consigo precipitación en la salida al mercado de algunos equipos, sistemas operativos y programas. Esto conlleva multitud de dificultades con las complicadas instalaciones y también frecuentes problemas de funcionamiento para nuestros modernos equipos.

SIGLO XXI: NAVEGANDO POR LA RED A MERCED DE LOS PIRATAS

En el siglo XXI se implantan definitivamente las pantallas planas, la potencia de los ordenadores aumenta exponencialmente, los sistemas operativos son más intuitivos y además vienen instalados en el ordenador, de forma que cuando este llega a casa solo tenemos que configurarle pequeños detalles para nuestra comodidad. El desarrollo de la tecnología táctil ocasiona que utilicemos el ordenador sin teclado ni ratón y los equipos se bloquean en menos ocasiones. La conexión a internet es cada vez más rápida desencadenando la proliferación de redes sociales, navegadores, buscadores, E-mail, comercio electrónico y muchos más avances que llevarían horas y horas enumerarlos.

Pero como siempre, aparecen también dificultades para su manejo, nos perdemos de enlace en enlace abriéndole puertas a los piratas informáticos que no solo pueden romper el funcionamiento de nuestros equipos, sino que roban información, suplantan personalidad o realizan engaños que perjudican la integridad económica de todo el mundo.

ACTUALIDAD: NUNCA FUE TAN FÁCIL MANEJAR UN ORDENADOR

En los últimos años el mercado de los ordenadores ha tenido que enfrentarse a los mayores competidores de su historia, los dispositivos móviles, pero esto, en vez de ser un freno, ha sido un acelerador para que evolucionen todavía más rápidamente. Las funcionalidades que alberga un ordenador actual son prácticamente infinitas y además técnicamente son casi perfectos por la alta eficacia en aplicaciones, rápido encendido, amplia duración de la batería, conectividad inmediata, nitidez y realismo de la imagen, sonido de altísima calidad, reconocimiento biométrico, traducciones instantáneas, etc, etc, etc…

Pero además de todo esto, la manejabilidad de las aplicaciones se ha centrado, cada vez más, en la intuición del ser humano, por lo que hoy en día los ordenadores y demás dispositivos digitales están diseñados para que, cualquier persona sin ningún conocimiento sobre su tecnología, pueda sacarle muchísimo rendimiento con un mínimo esfuerzo, y por si nos atascamos, siempre tendremos a nuestro fiel amigo Google que nos saca de cualquier aprieto. Tan sencillo como te lo estoy contando.

Imposible negar que los ordenadores se han convertido en algo necesario para todo el mundo y si renuncias a su potencial estás renunciando al tuyo, tanto en la vida cotidiana como profesional. Por eso te animo a que salgas del bloqueo mental que te supone utilizar un ordenador y que profundices en todo lo que puedes hacer con él, te aseguro que es muchísimo más fácil de lo que piensas. Lo único que tienes que hacer es ponerte delante de la pantalla y prestar mucha atención a lo que te van indicando los mensajesbuscar información sobre lo que no entiendes y poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba